Mar Chiquita potenció los atractivos del Parque Atlántico Mar Chiquito, un sitio ideal para atraer al turismo tras la pandemia de coronavirus, que propone disfrutar del mar y de actividades náuticas en un espacio natural respetando el distanciamiento social, informó hoy la Subsecretaría de Turismo bonaerense.

El Parque Atlántico Mar Chiquito cuenta con una albúfera única en el país que permite conectar con el silencio, disfrutar de los sonidos del mar y de los colores del amanecer y también de varias actividades náuticas como el surf, el kitesurf y las travesías en kayak. La albúfera es una laguna litoral costera paralela al mar que se caracteriza por sus aguas saladas y salobres y que está separada por una cadena de médanos y unida al mar por una boca. El secretario de Turismo, Ambiente y Planeamiento de Mar Chiquita, Marcelo Artime, señaló que "esta es la única albúfera que existe en Argentina y hay sólo tres más en todo el mundo, ubicadas en España, Brasil y Perú". Este espacio natural costero de más de 26 mil hectáreas recibió la denominación de Parque Atlántico Mar Chiquito en 1996 por parte de la Unesco, que declaró a esta zona como Reserva de Biósfera para diferenciarla de la laguna Mar Chiquita de la provincia de Córdoba. En este sitio hay ocho especies de reptiles, nueve de anfibios, 28 de mamíferos y 178 de aves, entre las que sobresalen ñandúes, gallaretas, ostreros, armadillos, jabalíes europeos, carpinchos, ranas criollas, tortugas, lagartos y lagartijas de las dunas, estas últimas declaradas Monumento Natural Provincial. La reserva también tiene una vegetación muy diversa que incluye plantas como altamisas, orejas de ratón, yerba del mosquito, trébol de caracol, cardito, avena silvestre, flechilla común y pasto miel, entre otras especies. La boca de la albúfera, una zona donde convergen la laguna y el mar, muestra una gran variedad de peces como las corvinas negra y rubia, el pejerrey de mar, el lenguado, la anchoa de banco, la pescadilla, el cazón y el tiburón gatuzo. Artime afirmó que "los turistas con espíritu aventurero no se pueden perder las visitas guiadas al área más agreste de la reserva, que se realizan con micros que salen desde Santa Clara, Mar de Cobo y Mar Chiquita y que incluyen caminatas por el Sendero del Zorro hasta llegar al mar". "Otro atractivo imperdible son los recorridos de luna llena, donde el reflejo del astro en la laguna, la oscuridad profunda de la noche y el silencio de la inmensidad se conjugan y otorgan al cuerpo sensaciones indescriptibles", agregó. Por último, el funcionario aseguró que "la Reserva de Biósfera Parque Atlántico Mar Chiquito nos propone un encuentro amigable con la naturaleza y nos devuelve una experiencia inolvidable que hay que agendar para cuando volvamos a viajar tras la pandemia".

Te recomendamos